La respuesta a algunas de las dudas más frecuentes cuando se habla de implantes dentales

1ª. ¿Cómo se sujetan los dientes implantados en los huesos maxilares?

Las raíces de los dientes naturales extraídos se sustituyen por un tornillo de de titanio químicamente puro que se transforma en la mejor y más sólida raíz artificial.

Esta nueva raíz se “integra”, por un proceso natural, con el hueso de la mandíbula y los otros tejidos de la zona. Proceso que se denomina osteointegración o oseointegración.

Una vez terminado este proceso, se fija la corona dental o diente propiamente dicho.

2ª. ¿Qué condiciones físicas de salud se requieren para que te puedan colocar un implante?

En primer lugar, el odontólogo ha de conocer el estado de salud general del paciente para evitar posibles riesgos.

En particular, si tienes el hábito de fumar o tomas habitualmente o de vez en cuando alguna clase de “droga”, conviene que te abstengas para no interferir el proceso de osteointegración, de duración variable según las personas.

Nada extraño, pues entre los componentes de esta clase de productos abundan los que repercuten en dicho proceso aumentando el riesgo de complicaciones.

También, si padeces piorrea o sueles descuidar la higiene bucal, es fácil que el implante o implantes se contagien de las bacterias residuales de tu boca.

De todos modos, el personal médico de implantología te aconsejará en cada caso las precauciones que te conviene tomar.

3ª. ¿Dura mucho la operación de implantar un diente

Depende. Todo implante se efectúa, por lo menos, en dos fases: una, inserción en el maxilar la base de titanio (implante propiamente dicho). Y dos: cuando la osteointegración de dicha base se da por concluida correctamente (unas semanas después), se coloca encima, perfectamente sujeta, la prótesis dental, corona o diente.

Aunque, cada vez con más frecuencia, la operación se efectúa en una sola fase, primero la fijación del implante en el hueso maxilar y si todo sigue bien, en el mismo día, la segunda: la colocación de la corona o diente.

En ambos casos se requieren nuevas visitas al odontólogo para verificar el éxito de la intervención, es decir, que el implante se adapte sin problemas al medio bucal y facial, tanto odontológica como estéticamente.

Es el equipo odontológico quien aconseja cuál de las dos actuaciones conviene seguir según un detallado estudio de las necesidades del paciente que impongan el estado de salud bucodental y sus características fisiológicas, anatómicas…

4ª. Una pregunta frecuente en personas que viajan mucho en avión es si en los detectores de los aeropuertos suena la alarma por el titanio de la dentadura.

Rotundamente no. Aunque en el implante se utiliza un metal, el titanio, puedes pasar tranquilo todos los detectores de metales. No lo han detectado nunca y no es necesario que expongas tu caso en los controles del aeropuerto.